Més d’un es pot haver trobat als darrers mesos amb alguna factura impagada o servei sense cobrar. I és que no són bons temps pels negocis honests i pagadors. A més, segons un estudi de la UE, el principal motiu de la morositat no són les dificultats financeres, que representen un 23% dels casos, o la ineficàcia administrativa, que expliquen un 17%. No. La raó més emprada és, simplement, la intencionalitat, que arriba al 35% a l’Europa comunitària però que en el cas espanyol arriba al 62%. Si a aquesta tendència cultural li afegim la difícil situació econòmica actual, el còctel explosiu està a punt. Emprendedores t’ofereix uns models de carta per reclamar el pagament de deutes:

CÓMO TRATAR A LOS MALOS PAGADORES
En España falta cultura de gestión del cobro, se ve mal, nos da pudor y lo sentimos como una confrontación inmediata, cuando no debe ser así, debemos asumir que es nuestro derecho cobrar esa deuda y que esta gestión forma parte del proceso natural de la empresa.

Hacerlo cuanto antes. Cuanto más nos retrasemos en reclamar un pago, más difícil será cobrarlo. Por un lado, porque le transmitimos al deudor cierta dejadez o que no nos corre prisa y, por otro, porque le damos tiempo para realizar movimientos de bienes que pueden perjudicarnos.

Cambia la actitud. Es importante que quien vaya a realizar esta gestión cumpla algunos requisitos: debe ofrecer una imagen seria y rigurosa, debe estar libre de prejuicios, de manera que no llegue al encuentro personal o telefónico con una hostilidad encubierta. Que se plantee la gestión con el convencimiento de que va a obtener éxito y con una actitud positiva y asertiva. En muchos casos, el retraso se debe a problemas con la recepción de la factura o a un despiste. Planteémonoslo desde esta perspectiva para afrontar mejor la cita. Tampoco debes tener sentimiento de culpabilidad: la culpa es del deudor.

Negocia antes de demandar. Siempre es mejor un mal arreglo que un buen pleito, porque la vía judicial supone un retraso importante y a menudo nos cuesta más de lo que queremos cobrar.

CÚBRETE LAS ESPALDAS
Los plazos de pago se han retrasado de media hasta los 94 días, el peor dato de toda la Europa comunitaria. La buena noticia es que por la vía amistosa se consigue recobrar un 95% de las deudas antes de los 180 días. Un dato que se reduce hasta el 34% cuando se procede por la vía judicial, más lenta y cara.

Antes de realizar la gestión del cobro por escrito, debes prepararte a conciencia. Una reclamación de impagados no puede quedar, en ningún caso, en manos de la improvisación:

Recaba toda la información posible sobre el servicio a cobrar.
Reúne todos los datos sobre la empresa: estado de liquidez, antecedentes, trayectoria con nosotros…
♦ Fija las condiciones de pago: si estás dispuesto a retrasarlo o a aceptar plazos, qué aspectos vas a negociar y cuáles no,…
Recopila todas las pruebas posibles. Guarda todos los mensajes cortos o SMS, los fax, los correos electrónicos o incluso, si te autorizan, graba las conversaciones telefónicas que intercambies.

RECLAMACIÓN POR CARTA
Lo normal es empezar con una primera carta más o menos cordial para informar de la incidencia. Si la primera carta no obtiene resultados, la siguiente va subiendo el tono de seriedad y de apremio. Si hay una tercera, ésta ya debe ser conminatoria, ya ha de anticipar las medidades legales que puedes adoptar contra tu interlocutor. Y en caso de llegar a una cuarta, ésta ya actuará como aviso de que se inicia el proceso judicial. No tiene sentido enviar más misivas porque llegados a este punto nuestro deudor ha dado buenas pruebas de que no quiere pagar. Si hay una quinta carta ésta ya debe provenir de un despacho de abogados.

¿Cuándo las enviaremos? Habitualmente, el primer aviso al deudor se produce vía telefónica, pero a veces no es así y se pasa a enviar la carta como primer toque de atención. Debe enviarse pasado un tiempo prudencial, pero nunca más de cinco días o una semana a lo sumo. Entre la primera y la segunda no más de diez días. En esta segunda habrá siempre un emplazamiento para pagar y debe cumplirse a rajatabla. Si en el plazo fijado no hay noticias, se enviará la tercera carta y, esta vez sí, con certificado de envío.
¿Cómo las mandaremos? Si es por correo certificado, asegúrate por lo menos de su recepción, pero no tiene efecto probatorio y, además, puede ser rechazado por el destinatario. también es posible enviarlo por correo electrónico con aviso de recibo y en este caso, además, contamos con la prueba. También puedes utilizar el fax, burofax, telegrama, telex y una nueva modalidad, el certimail, que es un correo electrónico con depósito notarial, aunque es mejor reservarlo para las últimas comunicaciones.

Per descarregar: Models de carta per reclamar deutes

EMPRENDEDORES. Models de carta per reclamar el pagament d’un deute
Etiquetat a:            

2 thoughts on “EMPRENDEDORES. Models de carta per reclamar el pagament d’un deute

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà